Nacimiento del blog… ¿Por qué aguacates?

El aguacate es un fruto, un fruto comestible un tanto exótico de textura y sabor poco comunes. A algunos nos encanta y a otros no les mata, su característica insipidez deja indiferente a muchos. Pero para mí el secreto está en el pan. Si yo no acompañara cada cucharada de aguacate con un trocito de pan no sería lo mismo y quizás ni me gustaría. Pero como mi intención no es escribir sobre aguacates ni sobre pan voy a limitarme a hacer una torpe metáfora.

Muchas son las cosas que a lo largo de nuestra vida rechazamos, con motivo o sin. Y aunque esté claro que hay que quedarse con aquello que escogemos y olvidar lo que dejamos para evitar arrepentimientos y demás, quiero recordar ese momento previo a la toma de decisión, cuando las dudas nos abruman y no sabemos qué nos satisfará más. Demasiado a menudo descartamos la aparente insipidez de las cosas y nos apartamos de aquello que inicialmente nos produce indiferencia. Hay que darle una oportunidad al aguacate y buscar el pan, encontrar la combinación ideal. A veces un acompañamiento es imprescindible, sin él no nos podríamos enamorar.